Trabajo Autoempleado
El importante crecimiento de los autoempleados es la manifestación más evidente de las profundas transformaciones del mundo del Trabajo que vive el Chile de hoy. A pesar de este crecimiento, el sector que agrupa a los autoempleados –que en Chile tradiciomalmente se les identifica como trabajadores por cuenta propia o microempresarios- posee escaza visibilidad. A esta situación contribuyen: i) las bajísimos niveles de representatividad gremial como a la precariedad organizacional que los caracteriza; ii) su mínima incidencia en la dinámica económica del país que se expresa en su participación respecto del Producto Interno Bruto (que para el año 2003 fue menos de un 4 por ciento sólo para aquella formalizada) revelando de paso la precaria situación económica en que desarrollan cada una de estas actividades ; y, a pesar de los últimos avances, iii) a un “déficit de contenido”que se traduce en la falta de nuevos desarrollos teóricos, conceptuales y prácticas que permitan mejorar sustantivamente su propio quehacer asi como aquellas acciones de intervención.

Las pequeñas actividades económicas han estado en la preocupación del PET desde su fundación a finales de los años setenta. Sin embargo, con anterioridad las identificabamos nominalmente de una manera diferente y en respuesta a nuestro propio enfoque. Es así que hablábamos de Organizaciones Económicas Populares, Talleres Solidarios y a veces de Pequeñas Empresas de Trabajo en el contexto de los desarrollos de la Economía Solidaria cuyas elaboraciones nacieron de la mano de uno de nuestros investigadores, Luís Razeto M.

Hoy, nos encontramos nuevamente ante el desafío de encontrar respuestas para aquellos/as que se encuentran formando parte de los grupos excluídos, particularmente, de los que viven discriminación económica. Por esta razón, esta área se encuentra realizando tres tipos de acciones: i) Investigación, con el fin de contribuir, desde nuestra mirada, a los desarrollos teóricos y conceptuales que se requieren para una mejor compresión del sector e incidir en las políticas públicas; ii) Intervención, por medio de actividades de asesorías y asistencias técnicas, así como de acompañamaiento gremial y asociativo; y, iii) la contribución a generar diversos espacios que permitan el diálogo e interlocución con los distintos actores relevantes para el sector.