Noticias

Noticias->Comité Sindical de Mujeres->No dieron respuestas concretas a los puntos planteados en Carta a Lagos:   
No dieron respuestas concretas a los puntos planteados en Carta a Lagos:

GRAN DECEPCIÓN PROVOCÓ SEGUNDA REUNIÓN DEL COMITÉ SINDICAL DE MUJERES CON EL GOBIERNO

 La promesa del Ministro Secretario General de Gobierno, Francisco Vidal, de dar una respuesta del gobierno a cada uno de los puntos planteados por el Comité Sindical de Mujeres en la Carta Abierta al Presidente Lagos entregada anteriormente, no se concretó en una segunda reunión, por cuanto el asesor que reemplazó al Secretario de Estado no ofreció soluciones ni compromisos a dichos planteamientos. En cuanto a la preocupación del Comité Sindical de Mujeres por el proyecto de ley sobre licencias maternales, el asesor reconoció que “el proyecto no se retira, pero no se apura”, lo que causó gran decepción entra las dirigentas. En un primer encuentro, el Comité Sindical de Mujeres manifestó al ministro su preocupación por el incumplimiento por parte de Chile de los acuerdos del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) suscrito por nuestro país y por las recomendaciones hechas por el Comité DESC de la ONU al gobierno chileno en materia de seguridad social, género, empleo, derechos humanos, etc (28/02/05).


A la petición de difundir efectivamente las recomendaciones del Comité DESC como está obligado el gobierno, el asesor Mario Cerda aseguró que es tan vasto el ámbito de las sugerencias que hace el comité que es necesario evaluarlo sectorialmente, por lo que sólo se comprometió a informar al Comité Sindical de Mujeres de los avances en ese punto, si es que los hubiera.

El Informe del Comité de DESC de la ONU -cuyos principales puntos fueron planteados en la carta del Comité Sindical al gobierno- hizo un llamado a que el Estado ratifique los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que hacen referencia a la revisión de los diversos aspectos de la vinculación del trabajador con su empleador y la ampliación de derechos que de ella se desprenden. Asimismo, consideró insuficiente el salario mínimo para garantizar una vida digna a los(as) trabajadores(as) y planteó la necesidad de que todos los trabajadores gocen de la previsión social, especialmente los grupos que no pueden hacer uso del sistema privado, tales como las temporeras y los autoempleados.También solicitó que se mejoren los aspectos provisionales, donde las mujeres siguen obteniendo pensiones inferiores a las de los hombres. En el mismo sentido, el informe recomienda que se incorpore en el ordenamiento jurídico “el principio de igual remuneración por trabajo de igual valor para hombres y mujeres”.

En el informe se hace hincapié en que la fuerza de trabajo femenina es una de las más bajas de América Latina (37%) y, por lo tanto, se recomienda al Estado “que intensifique aún más sus esfuerzos para promover la igualdad de género en todas las esferas de la sociedad, entre otras cosas, dotando al Servicio Nacional de las Mujeres (SERNAM) del apoyo y los recursos necesarios”.

El Comité Sindical de Mujeres se hizo eco de las preocupaciones planteadas por el Comité DESC, que dice que a pesar de que el Estado Parte ha procurado promover la igualdad de género, los estereotipos culturales sobre el papel de ambos sexos siguen menoscabando el disfrute en pie de igualdad de los DESC por hombres y mujeres. Por ello insta al Estado Parte a que adopte medidas efectivas contra las barreras que impiden la participación de la mujer en el mercado laboral.

LICENCIAS MATERNALES

Una de las líneas de trabajo que desarrolló el Comité Sindical el 2004 (que incluyó seminarios en Santiago y regiones) fue la maternidad amenazada, a propósito del Proyecto de Ley sobre Racionalización de Subsidios de Incapacidad Laboral y Licencias Médicas, por la cual se restringiría la ley actual, que permite a los padres obtener una licencia con sueldo en caso de grave enfermedad de un hijo menor de 1 año de edad.

La dirigente Julia Requena recordó al asesor ministerial que el Comité DESC de la ONU recomendó al Estado de Chile que revise la legislación propuesta por la que se reducirían las prestaciones del sistema de licencias médicas para los padres, con el fin de garantizar que no represente una medida retrógrada que afecte al derecho mínimo a la salud.

Los DESC son concebidos como Derechos Humanos y para controlar que estos derechos se cumplan, se ha establecido en los tratados internacionales que todos los Estados deben avanzar progresivamente para el mayor cumplimiento de estos derechos (principio de progresividad), lo que implica, por lo menos, no retroceder (la obligación de no regresividad). Por lo tanto, una ley como la que restringe las licencias maternales sería una forma de regresividad, por lo que estaría violando los tratados internacionales firmados por Chile.

Frente a dicho planteamiento, el asesor admitió que existe un acuerdo del comité político del gabinete en el sentido de que “el proyecto de ley no se retira, pero no se apura”. Elcira Monreal, dirigenta de Actué, manifestó el peligro que representa mantener un proyecto de ley de esa índole en el Senado, por cuanto las fuerzas pueden cambiar y se puede aprobar.

A juicio de Patricia Coñomán de Contextil, dicho criterio del gobierno en relación al proyecto de ley sobre licencias maternales responde al momento político que estamos viviendo (campaña presidencial), por lo que no lo apuran para no echarse encima a las miles de trabajadoras que se verían afectadas con la medida. Por su parte, Orietta Fuenzalida de Anfunch, manifestó su decepción por cómo el gobierno responde a las mujeres trabajadoras de este país y aseguró que muchas trabajadoras tienen miedo a tener más hijos si cambian las condiciones. En definitiva, dijo, este nuevo 8 de marzo nos encuentra en la misma situación que el año pasado, con un proyecto de ley que amenaza la maternidad, por lo tanto, no hay razones para celebrar.

O TRABAJAN O TIENEN HIJOS

En ese sentido, Judith Rubio del Sindicato Nacional de Provida, planteó que el gobierno tiene una contradicción en relación a las mujeres trabajadoras: manifiesta su preocupación por contar con una baja participación laboral femenina (37%), sin embargo, asegura que las mujeres “están saliendo muy caras” y respalda proyectos de ley que hará que las mujeres tengan que decidir entre trabajar o tener hijos. Asimismo, recordó que las temporeras, trabajadoras a domicilio, las autoempleadas y las trabajadoras sin contrato no cuentan con ninguno de los beneficios conquistados históricamente. Agregó que la seguridad social es una de las preocupaciones del Comité Sindical de Mujeres y será una de las líneas de trabajo durante el 2005, por cuanto de los 7 millones de trabajadores que están cotizando o han cotizado en administradoras de fondos de pensiones, sólo 3 millones cotizan regularmente (cifra que ha ido bajando) y del 48% de ellos, el 70% se convertirá en carga para el Estado en los próximos cinco o diez años, porque su pensión no llegará a los $70.000, mientras las AFPs ganan $30.000 millones al año.-

Documento relacionado-> Observaciones del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas hacia Chile.





Domingo, 16 Julio 2006 20:53, Comentarios(0)
Comentarios